Bio

Empecé a estudiar saxofón a los once años con Diego Maurizi en el Conservatorio Julián Aguirre de Banfield. La paciencia y tenacidad de Diego me sostuvieron hasta que tuve la clara convicción de que realmente quería dedicarme a la música. Posteriormente la búsqueda de nuevas perspectivas frente a la necesidad de encontrar una estética clásica me llevó a estudiar con María Noel Luzardo en el Conservatorio Nacional. María me transmitió un profundo amor por la música y el instrumento, fue, y sigue siendo, una referencia fundamental. Después de estudiar algunos años en el Nacional tuve la enorme oportunidad de viajar en dos ocasiones a Holanda para tomar clases con  Arno Bornkamp quién, desde el momento en que había tenido la posibilidad de escucharlo en grabaciones, se había convertido en una de mis principales influencias.
En 2005 formamos junto a amigos el cuarteto de saxos 4mil, mi proyecto camarístico más importante. Con 4mil ganamos el primer premio de dos reconocidos concursos de cámara. Tocamos habitualmente en diferentes salas de nuestro país, Uruguay y Brasil.
Como solista tuve el privilegio de compartir el escenario con numerosas bandas y orquestas sinfónicas, tanto nacionales como internacionales, como lo son la Orquesta Sinfónica de San Juan; la Banda Sinfónica Nacional de Costa Rica; la Banda Sinfónica de la Universidad de Bs.As.; la Banda Sinfónica de la Oficina de Música de Curitiba, Brasil; la Orquesta Sinfónica de Bahía Blanca; la Orquesta Sinfónica de Porto Alegre; la Orquesta de Cámara “Solistas de la Habana”, de Cuba; y la Orquesta Sinfónica del Conservatorio de Tatuí, Sao Paulo, entre otras.
También participé en diversas ocasiones junto a las Orquesta Filarmónica de Buenos Aires, Orquesta Sinfónica Nacional y Orquesta Estable del Teatro Colón, bajo la dirección de  Maestros como Charles Dutoit, Ira Levin, Gerardo Gandini, Lalo Schifrin y Arturo Diemecke, experiencias todas ellas de profundo aprendizaje y crecimiento.

El otro plano profesional en el que me desarrollé es la docencia. La práctica docente ha sido, y es, tan importante como la puramente musical, ya que ofrece un espacio de permanente búsqueda, experimentación y estudio, de hallazgos de certezas y errores, de retroalimentación constante. Así es como me ha tocado compartir vivencias con una gran cantidad de gente a lo largo de nuestro país y en distintos festivales musicales y de  saxo en  otros países de Latinoamérica.

En la actualidad sigo desarrollando de forma permanente mis dos pasiones, ya que formo parte de la Banda Sinfónica de la Ciudad Autónoma de Bs.As. siendo el 1º saxo tenor solista; continúo con 4mil, con quienes ya concretamos la grabación de nuestro primer disco y estamos produciendo el segundo, y doy clases en el IUNA (Instituto Universitario Nacional de Arte) y en el Conservatorio Superior de Música de la Ciudad de Buenos Aires “Astor Piazzolla”.